Solicitar el paro tras un despido

La decisión del empresario de despedir al trabajador, sea del tipo que sea el despido (disciplinario, objetivo o colectivo) se entiende como causa de situación legal de desempleo, independientemente de que se impugne o no por el trabajador y por tanto produce el nacimiento del derecho a la prestación.

El trabajador, deberá solicitar al Servicio Público de Empleo Estatal el reconocimiento del derecho a las prestaciones, que nacen a partir de la fecha en que se produzca el despido, siempre que se solicite dentro del plazo de 15 días siguientes.

Si el trabajador estuviese en periodo de vacaciones anuales retribuidas pendientes de disfrutar, la situación legal de desempleo y el derecho a las prestaciones se produce una vez transcurrido dicho periodo ya que durante el disfrute de las vacaciones se considera al trabajador en situación asimilada al alta.

La empresa está obligada a enviar al SEPE por medios electrónicos el certificado de empresa de los 180 últimos días cotizados del trabajador (incluidas las vacaciones) por lo que puede darse el caso de que tras el despido no se le entregue al trabajador dicho certificado si bien ya tendrá conocimiento el SEPE.

Para acceder a la prestación se requiere la inscripción del trabajador como demandante de empleo a parte de los siguientes requisitos:

  • Modelo normalizado de solicitud de la prestación que se encuentra en las oficinas donde vayamos a solicitar la prestación.
  • El certificado de empresa ya habrá sido enviado por esta a la administración por medios telemáticos, si bien en el caso de que se tenga en papel es conveniente llevarlo.
  • Documento de identificación.
  • Carta de despido.

Si la solicitud se presenta una vez transcurrido el plazo de 15 días, se tiene igualmente derecho a percibir la prestación por desempleo a partir de la fecha de solicitud, perdiendo tantos días de prestación como medien entre la fecha del despido y la fecha de la solicitud de la prestación por desempleo.

Quedan excluidos de las prestaciones por desempleo los trabajadores que hayan cesado voluntariamente en el trabajo, a excepción de si es el trabajador quien resuelve el contrato a causa de un traslado, modificación sustancias de condiciones, impago de salarios o incumplimiento empresarial grave.

Deja un comentario