Reclamar por una caída

Te has caído por la calle paseando porque la acera está en mal estado, o mientras circulabas con el coche, en ciclomotor, o en bicicleta, y dicha caída es consecuencia del estado del pavimento? Aquí te contamos lo que tienes que hacer y cómo.

Es muy frecuente que la gente tropiece con baldosas en mal estado, con tapas de alcantarillas levantadas, con socavones en la calzada… y que  por ello sufran lesiones… ¿qué puede hacerse en esos casos? Reclamar a la Administración titular de la vía en la que se ha producido el accidente.

El artículo 139 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, establece que:

“Los particulares tendrán derecho a ser indemnizados por las Administraciones Públicas correspondientes, de toda lesión que sufran en cualquiera de sus bienes y derechos, salvo en los casos de fuerza mayor, siempre que la lesión sea consecuencia del funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos”.

Ya explicamos en el post “Reclamar a la Administración” los requisitos necesarios para que pudiera existir responsabilidad patrimonial, por lo que ahora detallamos cómo tienes que dirigirte a la  Administración.

En primer lugar, y una de las cosas más importantes, es que EL PLAZO PARA PRESENTAR LA RECLAMACIÓN ES DE UN AÑO DESDE QUE OCURRIÓ EL ACCIDENTE, SALVO QUE PADEZCAS SECUELAS,  que en ese caso es de un año desde la estabilización de las secuelas. (Por ejemplo, si tras caerte te fracturas la tibia, necesitas una intervención quirúrgica, el plazo no empieza a contar hasta que recibes el alta médica, o si, padeces secuelas, desde que el médico acredita la estabilización de éstas).

Una vez dentro de plazo, tienes que dirigirte a la Administración titular de la vía pública en la que se ha producido la caída (normalmente suele ser el Ayuntamiento). A veces existen instancias que puedes rellenar, o por el contrario, realizar un escrito que siempre deberá contener los siguientes datos:

  1. Nombre y apellidos, domicilio a efectos de notificaciones y si te representa un abogado.

            Además, y según el artículo 6 del Reglamento de los procedimientos en materia de responsabilidad patrimonial:

            “En la reclamación se deberán especificar las lesiones producidas, la presunta relación de causalidad entre éstas y el funcionamiento del servicio público, la evaluación económica de la responsabilidad patrimonial, si fuera posible, y el momento en que la lesión efectivamente se produjo, e irá acompañada de cuantas alegaciones, documentos e informaciones se estimen oportunos y de la proposición de prueba, concretando los medios de que pretenda valerse el reclamante”.

            Por ello, deberás indicar los siguientes datos:

  1. Hechos, razones y petición en que se concrete, con toda claridad, la solicitud. Es decir, debes relatar los hechos sucedidos, la hora en que ocurrió el accidente, el punto exacto de la vía, y circunstancias que pudieran darse (visibilidad, iluminación de la vía). Es importante recordar que la carga de la prueba es de quien reclama por lo que tú deberás ser quien pruebe que efectivamente se produjo la caída, y que esta se debió a un mal funcionamiento de la Administración. ¿Y cómo puedes hacerlo? Mediante mecanismos de prueba como pueden ser fotografías del lugar del accidente, y del desperfecto, declaraciones de testigos que presenciaron el accidente, atestado levantado por la Policía…
  2. Una vez expuestos los hechos hay que demostrar también que el daño por el reclamas es consecuencia del accidente, y del mal funcionamiento del Ayuntamiento (porque, por ejemplo, no ha pavimentado correctamente esa vía, no ha señalizado unas obras, por la existencia de una mancha de aceite con la que has resbalado, por un paso de cebra resbaladizo..).

            Acreditar tales extremos es la pieza clave para la que la reclamación prospere. Un ejemplo podemos verlo en la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, de 17 de enero de 2011, (Sala de lo Contencioso-administrativo, Sección 4ª), que estimó el recurso condenando al Ayuntamiento a indemnizar al reclamante por ser responsable de  su caída en una acera por la dejadez continua en su limpieza. Dice la Sentencia:

            cabe dar por probada la existencia de nexo causal entre la caída y lesiones, y la actitud negativa del Ayuntamiento, con el resultado de desempeño anormal de un servicio público, sin que sea factible el apreciar una concurrencia de culpas por parte de la actora, que se enfrentaba a la disyuntiva, en modo alguno procedente, de caminar por la acera- como correspondía- pero con peligro de caída por la indebida existencia de arena en la misma, o bien caminar por la calzada, con el peligro obvio que supone y al que, involuntaria e innecesariamente, se vería forzada, lo que hace que no sea de apreciar culpa por su parte…En consecuencia, y habiendo nacido la obligación de indemnizar por parte de la Administración, cabe dar por reproducido y asumido lo que al respecto se dice en la sentencia, ampliándole en el sentido de que sí hubo fractura, concretamente por arrancamiento del troquiter, siendo procedente, por tanto, que este Tribunal esté conforme, por ser ajustado a Derecho, con el razonamiento y cantidad señalada, así como con el señalamiento de intereses”

  1. Por último, hay que cuantificar los daños que se reclaman. Si reclamas por daños físicos, a veces es usual que en el momento en que se presenta la reclamación sea imposible cuantificarlos porque aún no sabes las secuelas sufridas, porque necesitas partes médicos o informes médicos periciales… No te preocupes, puedes hacerlo en cualquier momento del procedimiento.  Por el contrario si lo que reclamas son daños materiales (por ejemplo, unas gafas o un teléfono móvil que se te ha roto,  o daños en el ciclomotor con el que circulabas), lo mejor es presentar cuanto antes las facturas de la reparación o de compra, para que la Administración pueda valorar los daños.
  2. Debes realizar un relato fáctico de los hechos. En el caso, por ejemplo de caídas en la vía pública, debes expresar cuando ocurrió el accidente, hora, lugar y circunstancias.  Hay que tener en cuenta que aquí el obligado a probar que el accidente ocurrió y cómo sucedió eres tú. Por ello deberás valerte de todos los medios de prueba válidos en Derecho como pueden ser, declaraciones de testigos, fotografías del lugar del accidente, partes médicos, atestados policiales…Toda esta documentación es importantísima para acreditar la realidad del accidente y la relación con el funcionamiento de la administración, de la que hablábamos antes.
  3. Hay que indicar porqué ese daño tiene relación directa con el funcionamiento de la Administración a la que te diriges.
  4. Y cuantificar los daños reclamados. Muchas veces suele pasar que el momento en que se presenta la reclamación no se pueden cuantificar (por ejemplo porque aún se está en tratamiento médico), pero o no te preocupes, podrá hacerse más tarde en cualquier momento posterior del procedimiento.

Es recomendable (aunque no obligatorio) que la reclamación la realice un abogado con experiencia en este tipo de reclamaciones ya que así podrá dar forma jurídica a lo que le ha ocurrido al perjudicado.

Si deseas solicitar un presupuesto para una reclamación o para cualquier duda que tengas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros pinchando aquí o bien dejando un comentario a continuación.

Deja un comentario