Reclamar a la Administración

¿Te has caído por la calle al tropezar con una baldosa en mal estado, has tenido un accidente por pisar un socavón sin señalizar, por un mal asfaltado, por tropiezos con trapas de alcantarilla o baldosas mal colocadas? ¿Te han atendido en un centro de salud u Hospital Público y crees que ha habido un retraso o un error en el diagnóstico? Un ejemplo de responsabilidad patrimonial lo encontramos en las caídas en la vía pública. Asimismo en el ámbito del servicio público sanitario son numerosos los casos de negligencias médicas en los que la Administración debe indemnizar al particular.

¿Te encuentras en tal situación y no sabes cómo actuar? La Ley contempla un mecanismo denominado “Responsabilidad patrimonial de la Administración” (Título X de la Ley 30/1992 del Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, arts 139 y siguientes..) a través del cual los particulares que sufran una lesión en sus bienes o derechos, y ésta sea como consecuencia del funcionamiento normal o anormal de algún servicio público, podrán ser indemnizados si se cumplen los requisitos establecidos en la Ley.

¿Y cuáles son esos requisitos?

1.) En primer lugar el ciudadano ha tenido que sufrir un daño efectivo, evaluable económicamente e individualizado, y sobretodo, “antijurídico”.

Por “antijurídico” se entiende un daño que no tenía el deber de soportar. (Por ejemplo una caída en la calle por un socavón, un accidente por una mancha de aceite en la calzada, un accidente por obras en la vía pública, daños causados porque el personal sanitario se equivoca en el diagnóstico, por la anulación de un Plan urbanístico, de una licencia o de un concurso-oposición…). Esto son ejemplos de daños que, en principio, los ciudadanos no tienen la obligación de padecer.

2.) En segundo lugar, esos daños deben tener una relación de causalidad con el funcionamiento del servicio público. Es decir, la caída en la vía pública por la existencia de un socavón está conectada con el funcionamiento de la Administración porque ésta tiene el deber de conservar y mantener la vía pública, la anulación de una licencia cuando ya se ha empezado a construir puede tener su origen en que la Administración se equivocó al otorgarla..). Aquí es importante que el daño o lesión patrimonial sufrida por el reclamante sea consecuencia del funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos en una relación directa e inmediata y exclusiva de causa a efecto, sin intervención de elementos extraños que pudieran influir.

3.) Y por último que en la producción del daño no concurra fuerza mayor.

Si crees que se dan todos los requisitos anteriores la forma de dirigirte a la Administración es muy sencilla.

Tienes que presentar un escrito indicando:

-Nombre y apellidos, domicilio a efectos de notificaciones y si estás representado por abogado.

– Debes realizar un relato fáctico de los hechos. En el caso, por ejemplo de caídas en la vía pública, debes expresar cuando ocurrió el accidente, hora, lugar y circunstancias.  Hay que tener en cuenta que aquí el obligado a probar que el accidente ocurrió y cómo sucedió eres tú. Por ello deberás valerte de todos los medios de prueba válidos en Derecho como pueden ser, declaraciones de testigos, fotografías del lugar del accidente, partes médicos, atestados policiales…Toda esta documentación es importantísima para acreditar la realidad del accidente y la relación con el funcionamiento de la administración, de la que hablábamos antes.

– Hay que indicar porqué ese daño tiene relación directa con el funcionamiento de la Administración a la que te diriges.

– Y cuantificar los daños reclamados. Muchas veces suele pasar que el momento en que se presenta la reclamación no se pueden cuantificar (por ejemplo porque aún se está en tratamiento médico), pero o no te preocupes, podrá hacerse más tarde en cualquier momento posterior del procedimiento.

Y lo MÁS IMPORTANTE, siempre podrás presentarla dentro del PLAZO DE UN AÑO desde el día en que se produce el daño o se manifiesta el efecto lesivo. ¿Y si es un daño personal y tienes secuelas por el accidente? En ese caso desde que se produce la estabilización médica de las secuelas, debidamente justificada por un facultativo. ¿Y si por ejemplo es por un daño producido por la anulación judicial de una licencia, o de un plan urbanístico? El plazo de un año empieza a contar desde la notificación de la sentencia firme.

Un comentario

  1. Pingback: Reclamar por una caída | antonioguillemes

Deja un comentario