Plazo para demandar por despido

El despido es la manifestación más grave del poder disciplinario del que dispone el empresario.

Se entiende por despido toda forma de extinción de la relación laboral decidida unilateralmente por el empresario al amparo de una causa legal que el empresario ha de alegar y probar.

Los despidos pueden clasificarse en tres tipos:

  • Disciplinario
  • Objetivos
  • Colectivos

El despido se notifica por escrito al trabajador (aunque puede ser verbal o tácito) y en él han de figurar:

  • Los hechos que lo motivan.
  • La fecha en que ha de tener efecto.

Una vez nos notifican el despido, ¿qué tenemos que hacer y qué plazo disponemos?

En primer lugar hay que presentar una papeleta de conciliación ante el organismo competente y dentro del plazo para ello presentar ante el Juzgado de lo Social una demanda por despido.

Si la demandada es una Administración pública habrá que presentar una reclamación previa.

El plazo de caducidad para interponer demanda por despido es de 20 días hábiles desde la fecha de efectos del despido. El cómputo del plazo se inicia el día siguiente a aquel en el que el empresario decide prescindir del trabajador y se lo hace saber, por lo que no computa como inicio de plazo el día de recepción de la carta sino el día siguiente al de la fecha en que el despido tenga efecto (deberá venir indicado en la carta de despido).

Para computar el plazo, se consideran inhábiles los sábados, domingos, días 24 y 31 de diciembre así como los festivos en la localidad del Juzgado de lo Social ante el que se ejercite la acción pero no los festivos de la localidad del domicilio del demandante.

Igualmente, se deben descontar de dicho plazo el día de la recepción o efectividad del despido, el día de la presentación y celebración del acto de conciliación.

La presentación de la papeleta para el acto de conciliación suspende el plazo hasta la celebración del acto de conciliación o transcurridos 15 días hábiles desde la presentación de la papeleta sin que esta se haya celebrado.

A modo de resumen, el plazo comienza el día siguiente a la fecha efectiva de despido, se suspende el mismo día de la presentación de la conciliación, se reanuda el día siguiente de celebrarse el acto de conciliación o bien se han transcurrido 15 días hábiles sin celebrarse el acto de conciliación, hasta el día inmediato anterior a la presentación de la demanda ante el Juzgado de lo Social.

Deja un comentario