La caducidad en los procedimientos iniciados de oficio por la Administración

Si te han puesto una sanción, o te han resuelto un contrato administrativo y consideras que la administración dictó esa resolución habiendo transcurrido el plazo máximo legal del que disponía, probablemente podrás alegar la caducidad del procedimiento, y deberá ordenarse el archivo de actuaciones (sin perjuicio de que, siempre que sea posible, la administración inicie un nuevo procedimiento).

Pero ¿en qué consiste exactamente?

La caducidad es un modo de terminación del procedimiento administrativo, que la administración necesariamente debe resolver.

Supone la finalización del procedimiento por el transcurso del plazo máximo para resolverlo y notificarlo.

¿Pero, se da en todos los procedimientos?

NO

Conforme con el artículo 25.1.b) de la ley 39/2015 en los procedimientos iniciados de oficio por la administración en los que ésta ejercite potestades sancionadoras o, en general, de intervención, susceptibles de producir efectos desfavorables o de gravamen, el vencimiento del plazo máximo establecido sin que se haya dictado y notificado resolución determinará la caducidad del procedimiento.

Como hemos indicado más arriba, la Administración siempre tiene la obligación de resolver, y en este caso, producida la caducidad lo que deberá hacer es dictar una resolución resolviéndola, que a su vez ordenará el archivo de las actuaciones correspondientes.

Se han cerrado los comentarios