Extinción voluntaria del contrato de trabajo por el trabajador

Causa de extinción por voluntad del trabajador.

Existen dos supuestos en lo que se puede extinguir un contrato de trabajo por voluntad del trabajador:

  • La dimisión del trabajador.
  • La resolución judicial del contrato del trabajador cuando este ha demandado al empresario por alguna de las causas que más adelante veremos.

La dimisión del trabajador.

El trabajador puede dar por terminada la relación de trabajo sin tener que alegar ninguna causa.

La baja voluntaria del trabajador debe ser clara e inequívoca, es decir que sea consciente de su voluntad, deliberada, clara y terminante de no reincorporarse al trabajo.

Debe de conllevar un preaviso de 15 días a no ser que el Convenio Colectivo de aplicación establezca otro. En caso de no haber preaviso la extinción no pasa a ser nula. Algunos Convenios Colectivos recogen que en caso de falta de preaviso, el empresario puede descontar de la liquidación que le corresponda al trabajador los días no preavisados, sin que se considere tal descuento como una sanción.

Muy importante decir que la extinción del contrato por dimisión del trabajador –al no ser involuntaria- no da lugar a las prestaciones por desempleo.

El trabajador podría retractarse de su decisión durante el periodo de preaviso, ya que durante ese tiempo la relación contractual se mantiene y el anuncio de la baja aun no es efectivo. Por tanto hasta la fecha efectiva del cese, el trabajador tiene derecho a reconsiderar su decisión. En caso de que el empresario se negase a la readmisión estaríamos ante un despido improcedente.

La resolución judicial del contrato.

El trabajador, en los siguientes supuestos, puede extinguir directamente el contrato o solicitar la extinción judicial y que generan el derecho a una indemnización (dependiendo de cómo se califique el despido) y a la prestación de desempleo:

1.- Rescisión unilateral del contracto directamente por el trabajador en los casos de:

  1. a) Traslado del trabajador de su centro de trabajo que necesariamente implica cambio de residencia.
  2. b) Modificación sustancial de las condiciones de trabajo, tales como aquellas que afecten al tiempo de trabajo (ya sea jornada, horario, distribución, turnos), al salario así como las funciones.

2.- Resolución judicial:

  1. a) Modificaciones sustanciales en las condiciones de trabajo del trabajador siempre que menoscaben la dignidad del trabajador.
  2. b) Falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado.
  3. c) Cualquier otro incumplimiento grave de sus obligaciones por parte del empresario, tales como falta de ocupación efectiva del trabajador, trato vejatorio, acoso sexual o moral, incumplimiento en materia de prevención de riesgos laborales, etc.

En caso de resolución judicial del contrato el trabajador tiene derecho a una indemnización similar a la de un despido improcedente.

En caso de que se solicite la resolución judicial del contrato, hasta que exista una sentencia firme la relación laboral se mantiene viva y por ello se ha de permanecer en el puesto de trabajo, si bien como medida cautelar se puede pedir que exima de cumplir al trabajador con su relación laboral.

3 comentarios

  1. Manuel Muñoz Gregori

    Información clara y sencilla.

  2. Muchas gracias Manuel. Eso es lo que intento, aportar información y ayudar a las personas. Gracias por tu comentario. Un saludo

  3. esto si que me puede ser de utilidad en un futuro cercano

Deja un comentario