Caída en la calle por baldosas levantadas.

La reciente Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Islas Baleares, núm. 434/2016, de 22 de julio, estima parcialmente el recurso contencioso-administrativo interpuesto por una señora que sufrió una caída en la vía pública, debida a la existencia de unas baldosas levantadas por las raíces de un árbol. Como consecuencia de la caída la reclamante sufrió fractura del húmero izquierdo, que precisó ingreso hospitalario y diversas secuelas.

La señora reclamó al Ayuntamiento de Palma de Mallorca, sin que éste contestara ni resolviera su reclamación. Recurrió en vía contenciosa y el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Palma estimó su recurso condenando al Ayuntamiento de Palma al pago de una indemnización de 52.848’83 euros.

Contra esta Sentencia el Ayuntamiento recurrió en apelación y el TSJ de Baleares, en Sentencia de 22 de julio de 2016 señaló lo siguiente:

“A la vista de las fotografías obrantes en el expediente administrativo consideramos que la inclinación de unas baldosas con respecto a otras, sí tiene la suficiente entidad como para causar una caída en los viandantes que transitan confiados en que la acera será como debe ser, es decir, sin desniveles ni inclinaciones como la que nos ocupa. Y que esa inclinación sea ligera, precisamente puede acarrear hasta más peligro, al ser más difícilmente apreciable a la vista del peatón, porque cuanto más exagerado sea el desperfecto que presenta la acera, más le es exigible al peatón prestar también un mínimo grado de atención por el lugar donde camina.

En definitiva, que esa acera presente amplitud de paso y que en determinada zona sí guardara perfecta horizontalidad, no exime a la Administración de responder por el peligro que puede provocar el desnivel del suelo que originan las raíces del árbol, que sea poco o mucho, al fin genera ese peligro que desgraciadamente, en el caso de autos ha provocado la caída de la recurrente”.

Es decir, consideró acreditado el mal funcionamiento del Ayuntamiento de Palma de Mallorca por la existencia de unas baldosas levantadas por unas raíces en una zona de tránsito. Sin embargo, revocó la sentencia de instancia respecto de la indemnización reduciéndola a 24.288’85, al valorar nuevamente los días impeditivos y las secuelas sufridas por la reclamante, cuya curación tardó en sanar 382 días de los cuales 7 fueron de ingreso hospitalario, 153 impeditivos y 222 no impeditivos. Le queda como secuela material de osteosíntesis, limitada en 3 puntos, limitación del balance articular del hombro izquierdo limitado un 70º de movilidad que valora en 14 puntos, lumbalgia por agravación de artrosis previa asintomática, valorada en 3 puntos, y perjuicio estético ligero y ligera cojera que precisa uso de bastón valorada en 3 puntos. Por todo ello estima íntegramente la demanda que había reclamado la suma de 52.848’83 euros condenando al Ayuntamiento de Palma al pago de esa suma con más los intereses legales devengados de dicha cantidad, desde la reclamación administrativa.

Para cualquier duda puede consultarnos aquí.

Se han cerrado los comentarios