10 preguntas y respuestas sobre concursos de acreedores para autónomos

A causa del Covid-19 y de la paralización de la economía, en los medios de comunicación no para de repetirse que muchas empresas y autónomos se van a ver abocados a presentar concurso de acreedores.

El concurso de acreedores es uno de los mecanismos previstos para liquidar empresas en situación de insolvencia, pero también puede aplicarse a los autónomos que no puedan hacer frente al pago de sus deudas.

También se conoce como ley de la segunda oportunidad.

El objetivo del concurso de acreedores de persona física -autónomos o cualquier persona que no pueda hacer frente a sus deudas- es conseguir la exoneración del pasivo insatisfecho, que consiste en eliminar todas las deudas liquidando el patrimonio del deudor y cumpliendo una serie de requisitos.

A continuación, de manera resumida y sin entrar en el fondo de cada cuestión, contesto a 10 preguntas que me suelen hacer clientes sobre los concursos de acreedores -ley de segunda oportunidad- para personas físicas.

¿Quién puede presentarlo?

Cualquier persona física, sea autónomo o no.

¿Cómo se presenta?

El concurso se divide en dos fases:

  • Una primera fase extrajudicial, no obligatoria, conocida como Acuerdo Extrajudicial de Pagos.

Los autónomos (o aquellos que tengan la consideración de empresarios) presentan la solicitud ante el Registro Mercantil o, dependiendo de la ciudad, también pueden presentarla en la Cámara de Comercio.

Las personas físicas que no sean empresarios, ante Notario.

  • Una segunda fase ante el Juzgado, que es propiamente el concurso de acreedores. Esta fase sí que es obligatoria para la obtención de la exoneración de las deudas.

¿Cuándo se presenta?

En el plazo de 2 meses desde que la persona conozca o pueda conocer su situación de insolvencia.

¿Cuándo se es insolvente?

Cuando no se puede cumplir regularmente sus obligaciones.

Un único impago no supone estar en situación de insolvencia.

¿Es obligatorio presentar el concurso de acreedores para conseguir que se eliminen las deudas?

Sí.

¿Qué consecuencias tiene la presentación del concurso de acreedores?

La principal consecuencia es la liquidación del activo del deudor.

Cualquier activo que tenga, por ejemplo, ahorros, vehículos, vivienda -en algunos casos- se subastará y, con lo que se obtenga, se pagará a sus acreedores.

Dicho de otra manera, todo su patrimonio se destina al pago de sus acreedores.

En el caso de que la vivienda esté hipotecada y se esté al corriente en el pago de la hipoteca, se puede plantear que no se enajene la misma, para el caso de que con su venta no sea suficiente para liquidar todo el préstamo hipotecario pendiente de abonar al banco.

Si no tengo bienes, ¿qué ocurre?

Que no hay nada que liquidar, pudiendo solicitar igualmente la exoneración de sus deudas.

¿Puedo seguir trabajando al mismo tiempo que he presentado el concurso de acreedores?

Sí.

¿Qué ocurre con los ingresos que pueda tener por mi trabajo?

La parte inembargable la sigue recibiendo. En cuanto al resto, pasa a ser gestionado por el administrador concursal.

¿Se eliminan todas las deudas una vez se han subastado todos los bienes?

Sí, si se han cumplido previamente unos requisitos, se han pagado determinados créditos contra los deudores o se establece un plan de pagos.

En cualquier caso, es necesario el asesoramiento de un abogado debido a que son procedimientos complejos y que necesitan de un previo estudio de cada situación.

Para cualquier duda, quedo a su disposición aquí.

Se han cerrado los comentarios